Cargando...
Programación: RS +55 (51) 4063.8333, RJ +55 (21) 4063.8333, SP +55 (11) 4063.3338
De lunes a viernes desde 8h a las 20h | Sabado das 9h a las 15h
Volver
Bioplastia

BIOPLASTIA EN LOS PÓMULOS

Bioplastia en los pómulos: Procedimiento que pretende mejorar la definición de la maxila y reponer la disminución de la volumetría causada por el envejecimiento. La bioplastia en los pómulos es capaz de influenciar significativamente en el juego de luz y sombra de la cara, creando el efecto “blush”, una de las características fuertes de un rostro.

El aumento del malar puede proporcionar también, la disminución de la flacidez tisular, una vez que repone el volumen facial, creando un efecto similar al del lifting quirúrgico. Para reforzar aún más estas características (como efecto blush y flacidez tisular), muchas veces, la bioplastia en el pómulo se realizada conjuntamente con la bioplastia en la línea de la mandíbula.

¿Cómo se realiza la bioplastia en el pómulo?

La bioplastia de pómulo se puede realizar con uso de anestesia local, permitiendo que el paciente permanezca despierto durante todo el procedimiento. El implante utilizado en la bioplastia de pómulo es moldeable dentro de cuatro (4) días, cuando la suspensión de las moléculas (coloide, celulosa o gel, dependiendo del implante), son absorbidas y sustituidas por el colágeno, que será producido por el organismo del paciente, en respuesta al estímulo que el PMMA causa en los fibroblastos. Después del séptimo (7) día se aconseja una revisión para evaluar los resultados.

En la bioplastia de pómulo se utiliza una microcánula, aguja sin punta que no crea cualquier tipo de lesión neurovascular. Como no se realizan cortes ni tampoco ocurren hemorragias considerables, con la bioplastia de pómulo el paciente puede realizar el tratamiento y, normalmente, retornar a las actividades.

Para la realización de la bioplastia en el pómulo, el médico debe tener experiencia y dominio de la técnica, observando con cautela los parámetros y la armonía facial de cada paciente. La precisión es muy importante, una vez que cualquier asimetría en la cara queda visible y altera todo su conjunto.

Al conversar con el paciente, es fundamental que el médico explique las reales posibilidades del tratamiento, evitando que se creen trazos exagerados que causen arrepentimiento. En ese sentido, es importante resaltar que, aunque es un concepto una plástica interactiva, en que el paciente puede opinar cuanto a los resultados, la palabra del médico debe ser decisiva.

La cara, por ser una región con trazos delicados y muy precisos, es común que muchas personas opten por realizar el procedimiento con productos absorvibles, como el ácido hialurónico, de modo a tener una mejor noción de la apariencia que quedará después del llenado. Así, los resultados son reversibles y, si lo aprueba por completo, se hace el mismo procedimiento con uso de materiales definitivos, tal como el PMMA.