Cargando...
Programación: +55 (51) 4063.8333, +55 (21) 4063.8333, +55 (11) 4063.3338
De lunes a viernes desde 8h a las 20h | Sabado das 9h a las 15h
Volver
Productos e Tecnologías

ULTHERA®

TRATAMIENTO PARA FLACIDEZ FACIAL CON ULTRASONIDO MICROFOCADO
El ultrasonido microfocado de Ulthera es una tecnología que actúa desde adentro hacia afuera de los tejidos, enfocado el ultrasonido no solo en la capa dérmica más profunda, sino también en la capa muscular. El más reciente equipo de ultrasonido microfocado, posibilita visualizar la región exacta de la acción en el momento de la aplicación, con el objetivo de realizar un tratamiento para flacidez facial de forma más puntual y precisa. Su tecnología eleva la temperatura de la piel a más de 60 grados, lo que estimula la formación de colágeno.

Ese nuevo aparato fue bastante comentado en las últimas ediciones del Congreso Americano de Dermatología y del encuentro de la Sociedad Americana de Medicina con Láser. Decenas de estudios y trabajo se presentaron en los eventos reconociendo la actuación del equipo con ultrasonido microfocado.

El procedimiento para flacidez facial tiene duración alrededor de hora y, como actúa solamente en la capa más profunda de la piel, no requiere un tiempo de recuperación (downtime), dejando al paciente con pocas recomendaciones y pudiendo seguir sus actividades diarias.

El tratamiento con ultrasonido microfocado se lo recomienda a personas que tienen grado moderado de flacidez, de modo que no llegue a necesitar una intervención quirúrgica, por ejemplo. El procedimiento puede ser realizado en todos los tipos de piel y es posible notar los resultados alrededor de 15 días después del procedimiento.

Existen dos tipos de flacidez: muscular y dérmica. La muscular la causa la falta de ejercicio físico y alimentación inadecuada, lo que reduce la masa muscular, disminuyendo la firmeza de la piel. Ya la flacidez dérmica, o tisular, puede ser provocada por factores naturales, como la exposición en exceso al sol, o factores genéticos y hormonales. Mujeres embarazadas sufren drásticos cambios hormonales, por eso es común la apariencia flácida de la piel durante y después del embarazo.

Es posible disminuir los efectos de la flacidez practicando actividades físicas regularmente. La musculación es una excelente opción, pues endurece los músculos y tonifica la piel. Para quien sufre con la flacidez, lo más indicado es optar por procedimientos estéticos que presentan resultados instantáneamente. En casos más graves, se puede optar por cirugías plásticas en las áreas problemáticas, pero siempre combinando con el ejercicio físico para que los resultados duren por más tiempo.